“No puedo concebir un Dios íntimo y personal que tiene injerencia directa sobre los actos del individuo…. Mi religiosidad consiste en una humilde admiración por ese Espíritu infinitamente superior que se manifiesta en lo poco que …. alcanzamos a comprender la realidad.”
Albert Einstein