Película dirigida por Pan Nalin, relata la experiencia de Thasi un muchacho que al salir de una profunda meditación dentro de  una ermita durante tres meses, debe enfrentar lo mas difícil… la vida. Emerge de un trance profundo para volver al monasterio budista donde vivió desde muy pequeño, pero comienza a enfrentar las pruebas de su joven edad con el despertar de su vida sexual y el enamoramiento.

Samsara: (Sancrito) La fugacidad de lo concreto, el persistente giro de los acontecimientos que se suceden, unos tras otros si solución de continuidad. El Samsara es un conjunto de olas recurrentes, o si se prefiere, de marejadas, en las que el ser humano  se halla inmerso y, por fuerza de las circunstancias, es llevado por aquellas hacia un fin que es siempre el comienzo. El dolor, la enfermedad, el nacimiento, la muerte y el renacimiento son parte del un ciclo de una rotación continua, que es menester detener y, según el budismo, esto es posible únicamente abrazando la Doctrina (Dharma). En sentido restringido, el Sansara es el mundo en que vivimos, con sus errores, nacimientos, dolores y muertes; con su devenir, su cambio persistente, su decadencia y los inacabables renacimientos / Literalmente: seguir, continuar, proseguir. La rueda del devenir.

Diccionario Budista – Bhikkhu Saddhamanda